Close

6 agosto, 2018

Valoración Funcional LCA >6 meses

Este es el caso de una paciente de 25 años, jugadora de balonmano que, en un partido, tras una finta de brazo con la que trata de salir por su lado débil, sufre una rotura del Ligamento Cruzado Anterior de la rodilla izquierda.

Acude a nuestro centro 6 meses después de la cirugía para preparar la vuelta a la competición.

En las pruebas de valoración funcional (aceleraciones y deceleraciones, impulsiones y recepciones, cambios de dirección, pivotajes…) presenta patrones de movimiento alterados (falta de control del tronco, rotación interna de cadera, valgo de rodilla, un tobillo poco reactivo), peligrosos para la integridad de la plastia.

En estos casos no basta con que la rodilla no esté inflamada, conseguir un balance muscular 5/5 y un contorno del muslo igual al del lado sano y por supuesto, tampoco basta con buscar sensaciones subjetivas del deportista diciéndole “ve probando a ver qué tal”.

Es imprescindible monitorizar y analizar los fundamentos del movimiento potencialmente lesivo, para que el deportista sea consciente de sus fallos y facilitar el aprendizaje para alcanzar la mejora.